sábado, 21 de julio de 2018

Socialdemocracia, salud y liberalismo

Voy a ser desagradablemente reduccionista para procurar ofender al mayor número de sensibilidades. 

Pongamos por ejemplo, un país occidental que transiciona hacia la democracia en los últimos 70´s y durante los primeros 80´s estableciendo como pilares del estado de derecho parlamentario la equidad y la libertad de la población a partir de un sistema de hacienda solidario entre la ciudadanía que gestionado por el estado tiene como objetivo garantizar servicios de educación, sanidad y justicia como pilares de una joven democracia y con la aspiración del estado del bienestar social y económico. 

Es decir, la socialdemocracia como ideología predominante enmarcada en un sistema de intercambio comercial capitalista ha sido el binomio que ha dado como resultado la sociedad que conocemos a día de hoy, ya no sin cierta perversión.

Ahora bien, centrémonos en el caso de la prestación de servicios sanitarios. De repente en aquellos años se ofreció a la población una sanidad tan gratuita y universal como se podía imaginar, mientras que hoy en día nos planteamos cuánto permiten los impuestos continuar dando "gratuidad" y cuanta universalidad permite un mundo globalizado con la spresiones demográficas de los flujos migratorios.  

Si al acceso gratuito y universal añadimos el paternalismo que se ha practicado como herencia decimonónica en el noble ejercicio de la medicina. Induce a que poblaciones con espíritu de "izquierdas" defiendan lógicamente una sanidad dónde mamá estado se encarga de proporcionarte... ¿salud? mientras uno se dedica a vivir a tiempo completo.

Según avanzan los 80 la carta de Ottawa pone de relieve la importancia de la educación para la salud, la prevención y la promoción de la salud y la preponderancia de los factores medio ambientales como factores que influyen en la salud de la población. Lo que da lugar a fortalecer un pensamiento comunitario y social, tradicionalmente identificado con el pensamiento de "izquierdas".

Ante este escenario tenemos una ciudadanía defendiendo una sanidad gratuita y universal mientras que se instala en sus cabezas la idea de que alguien o algo te va a devolver la salud porque es un derecho de la socialdemocracia, cueste lo que cueste y en cualquier circunstancia. Dejando en segundo lugar la importancia de los estilos de vida que cada persona desde su autonomía se imponga por voluntad propia.

Sí, bastardamente estoy diciendo que fomentar esta ideología de izquierda promueve individuos menos capacitados, menos empoderados, menos concienciados acerca de que el principal agente de salud son ellos mismos. ¿Y por qué?

Porque esa idea del individuo que se inventa a sí mismo, se pone normas a sí mismo y se encarga de su vida sin que nadie venga a sacarte las castañas del fuego es un tópico de la mentalidad "liberal". 

Es decir, el liberalismo, sobre todo económico ha introducido el pensamiento de hacer personas forjadores de su destino, constructores de sus propias vidas y que todo aquello que consigan será por su esfuerzo, lo que hagan y consigan por sus medios.  

Por lo que nos encontramos con la confrontación de una idea comunitaria que pone el énfasis en la importancia del autocuidado del individuo con la idea individualista de la importancia responsabilizar a cada individuo de sus decisiones, que se presupone serán en la dirección del autocuidado si uno desea una mejor vida para sí mismo. 

En este escenario, a día de hoy nos encontramos con iniciativas desde la administración pública que fomentan el protagonismo de la ciudadanía, como por ejemplo las escuelas de salud que fomentan la figura del paciente activo y al mismo tiempo el capital privado promueve seguros médicos con descuentos para el asegurado si su podómetro arroja 10.000 pasos diarios, porque lógicamente si evita un estilo de vida sedentario será una forma de prevenir enfermedades ergo un menor gasto para la aseguradora sobre su asegurado con mayor rendimiento capital para la empresa y ¿para el individuo?

Como considero que (casi) cualquier identificación con una ideología no deja de ser otro tipo de delirio socialmente aceptado. 

Os pregunto: ¿cuál es el formato para garantizar la prestación de servicios sanitarios equitativos en una sociedad del bienestar? 

a) Yo te cuido. Tú me cuidas. Él nos cuida. 
b) Cuídate tú. Si te hace falta aquí tienes ayuda.
c) Búscate la vida. "Quedaremos (como vinimos) desnudos de equipaje, como hijos de la mar" A.Machacho
d) La prestación de servicios para cuando haga falta. Mientras tanto marketing sanitario para que ud. se cuide.

"Y, por tanto, si dos hombres desean una misma cosa que no puede ser disfrutada por ambos, se convierten en enemigos; y, para lograr su fin, que es, principalmente, su propia conservación y, algunas veces, sólo su deleite, se empeñan en destruirse y someterse mutuamente." Thomas Hobbes


Franjuan


sábado, 30 de junio de 2018

Ciencia, arte y naturaleza

¿Qué tienen en común ciencia, arte y naturaleza?

La ciencia es el método por el cual nos adentramos en lo desconocido, en los límites de lo oscuro sin saber si encontraremos tierra firme. Y con las suficientes garantías disponibles nos ofrece una respuesta sobre el nuevo conocimiento encontrado de manera fiable, hasta que alguien demuestre lo contrario.

El arte es la relación que se establece entre la materia y el sentimiento, entre lo tangible y lo insondable, entre lo que podemos afirmar y lo que nos podemos preguntar. La dinámica resultante de la interacción de un artista, su obra y un espectador es el arte. El arte es una relación, una operación entre tres agentes. 
Cuando nos situamos ante una obra de arte, no cabe duda estamos contemplando un producto material (salvando el caso de la música que es evanescente) y dicha contemplación nos produce un sentimiento, nos traslada una emoción, un ambiente... de manera análoga a como emerge la conciencia del ser humano, del arte emerge una conciencia. 

“Me doy cuenta que estoy tan emocionado que apenas puedo quedarme quieto y pensar claramente. Creo que es la clase de emoción que solo puede sentir un hombre libre, un hombre libre que comienza un largo viaje de final infierno, espero cruzar la frontera, espero ver a mi amigo y darle un abrazo y que el pacífico sea tan azul como siempre he soñado y espero nunca más perder la esperanza.” Morgan Freeman en The Shawshak Redemption

La naturaleza se me antoja de mayor complejidad en su definición por abarcar todo y nada. Por ser significante vacío que hace alusión al demiurgo, como las diosas, las divinidades, el Tao, el Dharma o quien srevela su presencia en forma de ausencia. 

"La geología es el estudio de la presión y del tiempo. Eso es lo único que hace falta. Presión y tiempo" 
Tim Robbins en The Shawsah Redemption


Ciencia y arte desde el punto de vista del Anarquismo epistemológico de Feyerabend podrían tratarse con el mismo estatus si no fuese porque a la primera le hemos otorgado la capacidad de sentenciar sobre la realidad y alimentar nuestro ego antropocéntrico, además de alojarla en instituciones académicas, mientras que el arte habita las calles, las casas, los museos y nuestros corazones... Probablemente los avances científicos son en buena medida resultado del cambio de perspectiva o del punto de referencia desde dónde se realiza la observación. Al igual que el arte cambia su estilo cuando llega un nuevo -ismo, romanticismo, modernismo, cubismo y ofrece un resultado diferente. En la ciencia, como afirman en mecánica cuántica, el momento y punto de observación del fenómeno nos este otorgando una respuesta diferente, por el mero hecho de tratarse de nuestra observación subjetiva, aunque la llamemos método científico. 

En cuanto a la naturaleza. Es arte y es ciencia. Nos sobrecoge y nos muestra el aspecto tangible de nuestra existencia. En ella se conjuga todo y nada simultáneamente. Y todo desde una puesta en escena inmanente. Presencia pura sin pretensión de realidad. Simplemente Ser y Estar ahí. 

Y en ese juego seguimos encerrados, dando vueltas a la rotonda cual hámster prisionero.Damos  explicaciones, retrocedemos y volvemos a avanzar. Construimos con cuidado el castillo de naipes. Ponemos una a una las cartas como si de un juego de niños se tratase, y cuando creemos haber terminado, un golpe de aire lo tira todo por el suelo para tener que volver a empezar. 

Pues bien, "antes de hacerlo estallar quiero que aguantes mi mano, dime si el pulso es constante o solo un murmullo lejano" ... efectivamente, sólo puedo apelar a su consejo, al consejo de sabios para que me digan si el cuidado acaso no es ciencia, arte y naturaleza... 


"Caerán los imperios,
 caerán los estadios. 
Pero antes tendrán que caer 
nuestros santos"

Fdo. Franjuan

miércoles, 7 de marzo de 2018

¿TENEMOS QUE HACER LAS ENFERMERAS HUELGA EL 8 DE MARZO?


Por supuesto que sí. Tenemos muchos motivos.

Para empezar somos un colectivo ampliamente femenino, llenamos las universidades y los hospitales, sin embargo no llenamos los órganos de representación.

Los colegios de enfermería están presididos por hombres en su generalidad, por no hablar de los años de hegemonía heteropatriarcal que hemos tenido (y tenemos) en el colegio general de enfermería, cuando además se ha demostrado que la gestión no se estaba haciendo tal y como se debería. Haciendo un recorrido por la historia de mi colegio de enfermería (Ciudad Real) veo que ha sido y es un hombre el director, pero pensé que era anecdótico, cuando abrí miras y observe otros colegios me di de bruces con la realidad y vi que no, que la tónica general son hombres, blancos, hecho y derechos con sus trajes y corbata presidiendo a las enfermeras y enfermeros.

También me he preguntado cuantas supervisoras y supervisores tenemos en nuestro país…. Y sorpresa, la proporción no tienen nada que ver con la cantidad de enfermeras que nos graduamos. Me ha resultado especialmente curioso el caso de la unidad de pediatría del hospital Ramón y Cajal donde el supervisOr dirige a las 22 enfermeras, todas ellas mujeres.


Por otra parte también merece mención especial los centros sociales (geriátricos, para personas con discapacidad, etc.) siendo un colectivo mayoritariamente de mujeres (con mucha diferencia)ya que la mayoría de los puestos de auxiliar de enfermería, trabajo social, terapia ocupacional, fisioterapia, enfermería, etc están ocupados por mujeres,  pero nos volvemos a encontrar que suelen ser hombres quien lo dirigen y gestionan.

otro ejemplo más, por si había duda de que esto es algo sistémico y generalizado; ¿Qué pasa con los representantes sindicales?, ¿Quién dirige los sindicatos sanitarios más importantes del país?. Hoy no voy a contestar a esta pregunta porque me parece retórica.


Todo esto nos lleva a una brecha salarial importante y a un techo de cristal que a veces parece indestructible, y por tanto a una desigualdad laboral muy importante en nuestra profesión.  Las mujeres no solo seguimos llenando las aulas de las facultades, sino que seguimos alcanzando los expedientes más altos, pero  por desgracia muchas nos quedamos ahí.





Y se merece una mención especial los cuidados que muchas enfermeras ( y no enfermeras) hacemos no solo dentro de nuestro centro de trabajo, si no fuera, a ese trabajo no remunerado, más invisible que hacemos en nuestras casas. Los cuidados domésticos o no profesionalizados recaen en un porcentaje muy elevado en las mujeres, aunque cada vez es más común ver el reparto de tareas domésticas igualitarias, el cuidado de los hijos/as, personas mayores, dependientes, etc. es ampliamente feminizado, y es el colectivo más vulnerable ya que no tienen protección, salario, cotización, y las ayudas cada vez son más irrisorias o incluso inexistentes. Por ello también es importante que los cuidados informales o familiares sean vistos como necesarios, imprescindibles e importantes para la sociedad y por tanto protegidos. Quizás esta huelga es un buen momento para visibilizar que si las mujeres no lo hacen, se cae el pilar fundamental del cuidado, además que es la continuidad de nuestros cuidados enfermeros, de nuestra educación para la salud, de nuestras intervenciones. Sin nuestras aliadas; los y las familiares de nuestros pacientes, no hacemos nada.


Quizás por todo esto (y seguramente más) sea importante que las enfermeras el 8 de marzo paremos, alcemos la voz, y reivindiquemos que tenemos ganas de seguir subiendo. Eso sí, si en tu lugar de trabajo el personal contrato son los servicios mínimos tenemos una forma de censura y de boicot por parte del sistema que seguro que nos da para escribir otra entrada a este blog, porque por desgracia pasa más a menudo de lo se puede pensar.

Märia Barrera


#hacialahuelgafeminista
#8m
#huelgafeminista8m
#huelga8m
#huelga8demarzo
#huelgafeminista
#nosotrasparamos
#lasenfermerasparamos